Viernes de olas en Barcelona

Y Barcelona comenzó a bombear, al mediodía llovía y no había mucha gente en el agua de la playa de Llevant. El desfase había llegado a la ciudad y poca gente se atrevía a meterse en el agua. Conforme pasaba la tarde, todo se iba colocando en su sitio, las olas iban cogiendo forma y los surfers iban llenando el pico de manchas negras. La tarde prometía no dejar descontento a nadie, y no lo hizo.

Fotografía: David Botello