Hay edits de surf en los que, que si cierras los ojos y escuchas la música, automáticamente sabes quién es el surfer que lo protagoniza. En este caso el edit lo protagoniza Matt Wilkinson, el tipo más grande que conocemos.