Kepa Acero no puede más con las multas que le están poniendo y decide seguir su viaje por África a pie. La venta del coche le supone tener que despedirse de algo más que un vehículo, el auto se ha convertido en un compañero de aventuras y la despedida es dura.

Kepa sigue hacia Guinea y nosotros con el haciendo camino.