José María Cabrera tiene un don especial para el surf. Todo le sale fácil y juega con la potencia del que se sabe tocado por la suerte del dios Neptuno. Sumbawa es el destino, el resto es belleza.