Siguen las aventuras de Igor Bellido por Asia. Esta vez le toca a Taiwán.

Igor cuenta que fue una sorpresa de lugar… Jamás habíamos oído hablar de ningún rompiente de surf en la isla, y teníamos poco tiempo para informarnos. Todo el mundo nos recomendó ir al Sudeste, y allí fuimos. El lugar fue un espectáculo visual, montañas de casi 2000 metros de altura en frente de la playa, palmeras tropicales y una cultura muy semejante a la China. Nos impactó ver decenas de kilómetros con picos muy buenos y sin surfistas en el agua. Fue para nosotros como imaginarnos California sin nadie.