Un oleaje perfecto para una primera jornada épica en el Billabong Pro Tahiti 2014.