El primer día de Billabong Pro Tahiti fue épico, pero también fueron épicas las tortas que se dieron los surfers.