Barcelona, saltadas, golpes y poco surf

El pasado sábado todo hacia prever que tendríamos un buen día de olas en la ciudad de Barcelona, hacia sol, las previsiones eran buenas y el único problema era que nadie se podía desplazar a otras localidades de la costa catalana por culpa de las restricciones. Una cosa es el mundo ideal, la otra es la realidad que uno se puede encontrar cuando llegas a la playa.

150 personas en el spot, 50 más esperando a entrar, saltadas de cinco surfers y golpes en las piernas y un sinfín de saltadas en la playa del Bogatell, que en días como el sábado, se convierte en un desastre en el que alguien tendría que poner orden.

Fotografía: David Botello