El director Bruno Aveillan firma este corto que cuenta con la participación de la modelo rusa Natalia Vodianova, para los Juegos Paralímpicos de 2014 en Sochi.

El corto imagina a Natalia en avanzado estado de gestación, atravesando un hangar vacío con una pierna ortopédica, en su meta de desafiar las preconcepciones de la discapacidad de las personas.
La modelo rusa, que dejó atrás una dura infancia vendiendo fruta en las calles de su ciudad natal, ha tenido una exitosa carrera como la cara de marcas como Calvin Klein, Louis Vuitton o Yves Saint Laurent, ha sido a la vez una defensora de las familias de niños con discapacidad, ayudándoles a crear un ambiente más favorable al juego y al crecimiento, a través de su ONG ”The Naked Heart Foundation”.

El estigma de las personas con discapacidad sigue siendo muy fuerte en Rusia, así que la película busca mostrar y ofrecer inspiración a los atletas paralímpicos para seguir adelante y persistir en sus objetivos deportivos y personales.