Septiembre llega a sus últimos días, pero el Mediterráneo aún no nos ha hecho llegar una buena sesión de olas. Así que si necesitáis una dosis extra de motivación para superar la frustración por la falta de olitas, nada mejor que una instalación artística como la que os presentamos.

El Studio Zimoun realizó, por encargo del Art Museum de Lugano (Suiza) una instalación artística basada en 36 ventiladores y 4,7 m3 de bolitas de poliespan, de las que se usan para embalar.
Instaló los ventiladores proyectando aire hacia los 9 ventanales del edificio del museo y dejó sueltas las bolitas blancas que se arremolinaban en las ventanas por efecto de los ventiladores.
Aunque la intención era generar una sensación de falsa nieve sobre los cristales, a nosotros más nos parece el movimiento de las olas y la espuma del mar arremolinado. Posiblemente no tendréis en vuestra casa 9 ventanales alineados, pero ¿se os ocurre mejor manera de aprovechar el maldito poliespan que habéis guardado en la caja del último electrodoméstico comprado?
Y encima, relaja que no veas….