De vez en cuando nos gusta saltarnos nuestras propias reglas, sobre todo cuando sabemos que será para bien. Por eso en este vídeo no hay ni surf, ni skate ni nada que se le parezca.
Franck Matellini, su autor, ha conseguido hacer que nos planteemos una duda existencial: ¿París o Nueva York?

Este timelapse nos recuerda lo difícil que es tomar una decisión. Nos gustan las dos.