El sevillano Mateo Cabeza debió inspirarse en el recuerdo de los calores de su tierra natal durante los meses de verano a la hora de pensar su nuevo edit: helados de crema y de hielo que se derriten con solo mirarlos.