De este edit hay poca cosa que explicar. Sólo hay que ver la cara de felicidad del ríder Eli Reed patinando en la mansión de Playboy.