Alejandra se cogió unas pequeñas vacaciones después de unos días duros de exámenes en la universidad madrileña. En ellas, se desplazó hasta Alicante para patinar alguna carretera de montaña y enseñarnos como se desliza sobre ellas.