Se acabó remar la ola

No está nada mal el invento de los chic@s de Volcom en Bali, ¿no?